Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

¿Qué es la Homeopatía?

Una visión crítica

Javier Garrido

Manolo Cros

www.circuloesceptico.org

2

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

Capítulo 1. Las leyes homeopáticas

Dentro   del   nutrido   y   caótico   enjambre   de   las   mal   llamadas 

"medicinas alternativas" existen dos que destacan por su prestigio y por el 

aura de respetabilidad que las rodea: la Homeopatía, creada por Samuel 

Hahnemann en 1796, y la Acupuntura, la varias veces milenaria técnica 

terapéutica china. Mientras las demás pseudomedicinas de la Nueva Era 

exhalan   cierto   tufo   a   fraude   desde   el   primer   saludo   y   dan   siempre   la 

impresión   de   ser   modas   pasajeras,   burdos   curanderismos   o   meras 

manías, estas dos aparentan haber resistido victoriosamente la prueba 

del   tiempo.   Y   lo   que   es   más   importante,   sus   resultados   terapéuticos 

parecen ser consistentes (aunque sobre esto hablaremos más adelante). 

Pero   dejaremos   la   acupuntura   para   otra   oportunidad,   pues   hay 

mucho que decir acerca de la Homeopatía. Y que mejor que empezar por 

una definición: 

Homeopatía es la medicina que trata del estudio,  diagnóstico y 

tratamiento   del   terreno   humano   enfermo,   conforme   a   la   Ley   de   la 

Semejanza.  (José   Barros–St.Pasteur:   "Homeopatía,   Medicina   del 

Terreno". Ediciones de la Biblioteca. Caracas, 1985. Página 16). 

La Ley de la Semejanza  suele atribuírsele a Hipócrates de Cos, 

quien   al   parecer   reconocía   que   se   podía   curar   por   los   contrarios 

(Contraria   Contrariis   Curantur)   o   por   las   similitudes   (Simillia   Simillibus 

Curantur).   Curar   por   las   semejanzas   significa   que   la   curación   debe 

realizarse en forma similar a como procede la naturaleza. Sin embargo, 

3

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

resulta curioso el hecho de que Hipócrates nunca enuncie dicha ley en las 

obras que se le atribuyen, como también lo es que la suposición de que 

Hipócrates   alguna   vez   la   empleó   como   recurso   terapéutico   se   base 

únicamente   en   una   interpretación   arbitraria   de   algunas   líneas   de   sus 

textos. Por lo visto, esta Ley también fue conocida por Galeno, pero al 

parecer   no   fue   muy   aficionado   a   emplearla.   En   el   siglo   XVI   es 

reactualizada   por   Paracelso,   aunque   contaminándola   groseramente   de 

magia y supersticiones medievales al aplicarla según las signaturas, es 

decir   buscando   algún   parecido   del   producto   natural   con   alguna 

característica del enfermo. 

Pero la incomparable historia de la Homeopatía se inicia realmente 

en   1796,   cuando  Samuel   Christian   Friedrich   Hahnemann  publica   su 

Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las virtudes curativas de  

las sustancias medicinales, seguido de algunas apreciaciones sobre los  

principios   admitidos   hasta   nuestros   días”.   Posteriormente   desarrollaría 

sus ideas en varias obras monumentales, la más notable de las cuales es 

el “Organón de la Medicina Racional”, que data de 1810. 

En principio, los conceptos de Hahnemann son bastante sencillos. 

Parte de la  Vis Medicatrix Naturae, o fuerza curadora de la naturaleza, 

idea que venía desde la antigüedad: el organismo dispone de sus propias 

fuerzas para vencer a la enfermedad. Demás está decir que la medicina 

no debe interferir con esa tendencia espontánea del organismo a sanar. 

¿Qué debe hacer entonces el médico, si no quiere quedar como mero 

espectador? Pues Hahnemann nos da la respuesta: actuar conforme a la 

naturaleza y según esta procede, operar ayudando a la  Vis Medicatrix 

4

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

Naturae. ¿Y como lograr esto? Pues apelando a la Ley de la Semejanza. 

Hasta   aquí   no   hay   nada   de   extraordinario:   Paracelso,   Stahl   y 

muchísimos otros ya habían llegado a conclusiones parecidas. Por otra 

parte,   Hahnemann   también   nos   habla   de   la   Fuerza   Vital,   suerte   de 

principio   animador   del   individuo   que   “...gobierna   con   poder   ilimitado   y  

conserva   todas   las   partes   del   organismo   en   admirable   y   armoniosa 

operación vital, tanto respecto a las sensaciones como a las funciones,  

de modo que el espíritu dotado de razón que reside en nosotros, puede  

emplear libremente estos instrumentos vivos y sanos para los más altos  

fines   de   nuestra   existencia”   (Hahnemann:   Organón   de   la   Medicina  

Racional). Pero en esto no hacía más que recuperar teorías animistas y 

vitalistas muy anteriores. Para Hahnemann la enfermedad no es otra cosa 

que   la   alteración   de   esa   Fuerza   vital,   y   se   expresa   de   un   modo 

característico para cada individuo mediante síntomas. Y aquí aparecen 

las   dos   grandes   innovaciones   teóricas   que   dan   nacimiento   a   la 

Homeopatía:   la   Ley  de   la   Semejanza   debe   aplicarse   administrando   al 

enfermo  un   medicamento   que   produzca   síntomas   similares   cuando   se 

administra al hombre sano, y la potencia de un medicamento será mayor 

cuanto menor sea su dosis. 

Indudablemente, estamos ya muy lejos de las torpes signaturas de 

Paracelso y de la analogía mágica. Para tratar a un enfermo debemos 

administrarle   dosis   infinitesimales   de   una   sustancia   que   se   haya 

demostrado   que   en   el   hombre   sano   produce   unas   manifestaciones 

semejantes, y de un modo perfectamente individual, ya que cada paciente 

tiene su dinamismo mórbido específico. Y como lo que interesa no es 

5

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

tampoco   la   acción   farmacológica   del   medicamento,   sino   su   acción 

energética, al suministrarlo estaremos yendo en la misma dirección que la 

Vis Medicatrix Naturae. Esta ocasiona unos determinados síntomas que 

son su expresión característica, y el medicamento homeopático ocasiona 

los   mismos   síntomas:   por   lo   tanto,   estamos   actuando   a   su   favor.   Las 

dosis   infinitesimales   y   sobre  todo  la   dinamización   (hablaremos   de   ella 

más adelante) garantizan que se le administre al paciente solo la acción 

energética específica que se desea, sin indeseables efectos tóxicos. La 

Homeopatía   interviene   sobre   la   auténtica   causa   de   la   enfermedad,   la 

alteración de la intangible energía vital, y por lo tanto trata la enfermedad 

causalmente.   Frente   a   esto,   la   perniciosa   medicina   “alopática”   (que 

pretende   curar   por   los   contrarios),   toscamente   sintomatológica,   solo 

puede   oponer   el   uso   de   nocivos   compuestos   que   van   contra   la  Vis 

Medicatrix Naturae, lo que termina provocando incurables iatrogenias (a 

menos que la exacta Ciencia Homeopática intervenga a tiempo). 

Está claro que todo esto suena muy bien: conocemos la causa de 

la enfermedad y actuamos sobre ella, individualizamos rigurosamente al 

enfermo para que pueda actuar la semejanza, utilizamos medicamentos 

sin toxicidad alguna (los medicamentos homeopáticos, desde el punto de 

vista de la atrasada química actual, no son otra cosa que agua pura). Con 

tales   bases,   y   de   ser   ciertas,   deberíamos   esperar   resultados 

espectaculares frente a cualquier proceso patológico, curar virtualmente 

cualquier enfermedad. De inmediato acude a nuestra mente la imagen de 

un   mundo   lleno   de   individuos   saludables   y   “energéticos”,   de   una 

inconcebible   y   atlética   longevidad.   Lo   lamentable   es   que   esto   no   se 

6

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

observa en la práctica. ¿Cómo es eso posible? Tras doscientos años de 

historia,   la   Homeopatía   sigue   confinada   al   nebuloso   submundo   de   las 

medicinas alternativas, indefinida región anegada por los miasmas de lo 

paranormal, de la superchería y del fraude. De hecho, debe hacerse notar 

que   los   homeópatas   más   prudentes   (o   más   astutos)   han   optado   por 

abandonar   su   histórico   rechazo   hacia   la   deshonesta   “alopatía”,   para 

proclamar que su terapia puede actuar sobre todo como complemento a 

esta, en especial para el manejo de ciertas enfermedades crónicas. ¿Y en 

que quedamos entonces? ¿Qué ocurrió con la Fuerza Vital alterada, el 

tratamiento causal, la Vis Medicatrix Naturae, y demás? ¿Con los efectos 

perniciosos de los medicamentos “alopáticos”? 

Quizás sería bueno puntualizar aquí que la fisiología experimental 

ha avanzado más en los últimos ciento cincuenta años que en todo el 

resto de la historia de la Humanidad, y que lo ha hecho prescindiendo de 

fuerzas misteriosas. Que la mal llamada medicina “alopática” (en realidad 

es la medicina científica, en contraposición a las que manipulan fuerzas 

pavorosas,   trascendentes   e   imaginarias)   no   es   una   medicina 

sintomatológica, sino que busca tratar la causa de la enfermedad siempre 

que   esto   es   posible,   y   que   además,   en   su   buena   práctica,   enfoca   al 

individuo   como   una   unidad   biopsicosocial.   Que   decir   que   la   medicina 

científica actúa alopáticamente (o sea, mediante la Ley de los Contrarios, 

Contraria Contrariis Curantur) no pasa de ser una absurda simplificación, 

por no decir una burda mentira. Que no se entiende como se puede pasar 

de   la   pretensión   de   tratar   causalmente   la   enfermedad   (manipulando 

fuerzas)   a   la   más   moderada   de   actuar   como   simple   complemento   sin 

7

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

derrumbar en el tránsito todo el edificio teórico dejado por Hahnemann. 

Que todos los logros demostrados e irrebatibles en materia médica en los 

últimos doscientos años entran en el haber de la medicina científica. 

Por   lo   visto,   hay   algo   que   no   funciona   en   la   Homeopatía   tan 

limpiamente como lo predicen sus postulados. Incluso es posible apreciar 

algunos signos de cansancio o de degeneración en su aparentemente 

sólida   estructura.   Ya   en   vida   de   Hahnemann   surgieron   divergencias 

respecto a su doctrina, a pesar del tono autocrático e inapelable con que 

éste   la   había   expuesto.   Hoy   en   día   la   situación   se   ha   agravado:   son 

muchos los homeópatas que combinan y varían su "ciencia" con otras no 

menos   discutibles,   como   la   acupuntura,   la   medicina   holística,   la 

reflexología, la cristaloterapia, la medicina quántica y cualquier etcétera 

posible;   todas   estás   tienen   en   común   una   irracionalidad   que   marcha 

aparejada   con   la   ausencia   total   de   resultados   concretos.  Además,   en 

contra de  la rígida individualización hahnemanniana,  que prescribía un 

medicamento específico y singular para cada paciente determinado, ha 

surgido una poderosa industria farmacéutica homeopática que los fabrica 

en cadena, y que expide al mundo entero frascos llenos de agua pura o 

alcohol rectificado etiquetados con interesantes nombres en latín. 

Es muy posible que tarde o temprano la Homeopatía termine en el 

mismo   lugar   donde   terminaron   el   flogisto,   el   éter   y   la   generación 

espontánea.   En   una   época   racional,   eso   ya   habría   ocurrido.   Pero   no 

existe evidencia de que nuestra época sea una de esas.

Nadie  discute   que  la   inmarcesible  gloria   de  haber  entregado   al 

mundo la prodigiosa Medicina Homeopática corresponde por completo a 

8

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

un   solo   hombre,   y   que   ese   hombre   fue   Samuel   Christian   Friedrich 

Hahnemann.   Ese   benefactor   de   la   Humanidad   tuvo,   y   como   no,   sus 

predecesores, pero estos han quedado oscurecidos por la fuerza de las 

ideas del alemán. Lo mismo cabe decir de sus discípulos, ya que poco les 

ha   quedado   por   hacer   salvo   seguir   el   diáfano   camino   ya   abierto   por 

Hahnemann,   deteniéndose   de   cuando   en   cuando,   eso   sí,   para   añadir 

algún descubrimiento menor, para puntualizar alguna idea contrahecha o, 

con más frecuencia, para intentar justificar (de un modo harto defectuoso) 

alguno de sus más solemnes dislates. 

Hahnemann nació el 10 de abril 1755 en Meissen, Sajonia, ciudad 

famosa por sus fábricas de porcelana. Se graduó de médico el 10 de 

agosto de 1779 en Erlangen y más tarde se radicó en Leipzig. En sus 

primeros años de ejercicio se dedicó según parece más que nada a la 

traducción de obras  científicas (y muchas otras que no lo  eran tanto), 

pues era “profundo conocedor de idiomas: francés, inglés, español, sirio,  

latín, griego, hebreo, árabe y hasta caldeo” (Barros–St. Pasteur, página  

21).   Entre   estas   encontramos:   el   “Arte   del   destilador   licorista”,   de 

Demachy y Dubuisson, el “Arte del vinagrero” de Demachy, la “Historia de 

Abelardo y Eloisa” de Barington, los “Anales de Agricultura” de Young, el 

Arte de  hacer el vino según los principios racionales”  de Fabronni,  el 

Manual para las madres sobre la educación de los hijos” de Rousseau, el 

Aviso   a   las   mujeres”   de   Grigg.   Si   se   hubiera   mantenido   en   la   línea 

editorial sin duda hoy en día sabríamos poco o nada de él, pero en cierta 

oportunidad, mientras traducía el  Tratado de Materia Médica  de Willian 

Cullen, se interesó en los efectos de la quina y decidió comprobarlos por 

9

Homeopatía: una visión crítica. Círculo Escéptico. www.circuloesceptico.org

si   mismo.   Y   aquí   su   vida   da   un   vuelco   total,   pasando   de   modesto 

traductor   a   destajo   de   las   obras   de   Demachy   y   Dubuisson   a   profeta 

iluminado de una nueva medicina. 

Desde hacía mucho tiempo se conocían las virtudes de la corteza 

de la  Cinchona  o  quino  para el  tratamiento de  ciertas  fiebres,  aunque 

demás está decir que nadie sabía la razón de esto (hoy sabemos que es 

debido a la presencia de un alcaloide específico, la quinina, aislado por 

Pelletier y Caventou en 1820, que tiene propiedades antimaláricas). Para 

salir de la duda sobre los efectos de la quina, Hahnemann comenzó a 

autoadministrarsela, y para su sorpresa, presentó un ligero cuadro febril. 

La conclusión saltaba a la vista: la quina cura la fiebre porque uno de sus 

efectos es producir fiebre, hallazgo que demuestra el  Simillia Simillibus 

Curantur.   Conclusión   plenamente   injustificada   tanto   desde   el   punto   de 

vista científico como del lógico, pero que de todas formas sonaba muy 

bien, lo que sin duda tiene su importancia  en el extraño mundo de la 

Homeopatía. 

A partir de aquí ya no tradujo más los tratados de vinagrería de 

Demachy,   dedicándose   a   experimentar,   teorizar,   escribir   y   difundir   sus 

ideas. En 1796 da a la imprenta su “Ensayo sobre un nuevo principio para 

descubrir las virtudes curativas de las sustancias medicinales, seguidas  

de algunas apreciaciones sobre los principios admitidos hasta nuestros  

días” y la Homeopatía queda fundada. En 1810 publica el Organón de la 

Medicina   Racional,   en   1811   la  Materia   Médica   Pura,   y   en   1828  Las 

Enfermedades   Crónicas,   su   naturaleza   especial   y   su   tratamiento  

homeopático, aparte de varias docenas de trabajos menores que sería 

10