¿Qué es la calvicie? 

Se denomina alopecia a la caída de pelo o bien la rarefacción del cabello, por lo que su 
término es considerado como sinónimos de calvicie. Éste puede afectar al cuero cabelludo o 
bien otras zonas de la piel en la que existe pelo, como las axilas, la región genital o bien la 
barba. 

La calvicie se puede encasillar en diferentes conjuntos, por origen o sus manifestaciones; 
sin embargo la alopecia más frecuente es la androgénica, conocida también como ‘alopecia 
androgénetica’, es la responsable del noventa y cinco por cien de los casos. La calvicie 
afecta primordialmente a los hombres y es menos frecuente en las mujeres, esto se debe a 
que es provocada por la acción de las hormonas masculinas sobre el folículo piloso (parte 
de la piel que da desarrollo al cabello) provocando su miniaturización. 

 

El pelo o bien cabello humano presenta tres etapas de desarrollo, la primera es la fase de 
crecimiento, la como dura de 2 a 6 años aproximadamente y es en esta etapa que el cabello 
medra un centímetro al mes por término medio; la segunda fase es la de reposo la cual dura 
veinte o bien veinticinco días más o menos; y finalmente esta la tercera fase que es la de 
caída, la cual dura tres meses más o bien menos.  

En una persona que no sufre de 

alopecia

, hay más o menos cien mil y 150 mil cabellos, de 

los cuales el 85 por cien está en la fase de crecimiento, otro dos por ciento o bien 3 por 
ciento están en la fase de reposo y los últimos doce por ciento o 13 por cien se encuentran 
en fase de caída. 

Debido a que las enfermedades que generan las alopecias son múltiples, dentro de la 
dermatología, es esencial establecer una clasificación de ellas para que se pueda facilitar un 
diagnóstico y tratamiento. Es por ello que se encuentran divididas en dos grupos: 

Alopecias cicatriciales: que posee una destrucción del folículo piloso por traumatismo, 
infecciones o inflamaciones, siendo así que la pérdida del cabello es irreversible. 

Alopecias no cicatriciales: el cabello es perdido mas el folículo piloso se mantiene intacto 
es por ello que es posible la recuperación con algunos tratamientos. 

Existe otra forma también de clasificar a la alopecia en base a su extensión, siendo así que 
la afección en específico se le llama ‘alopecia circunscrita’, y la otra afección que es más 
general se llama ‘alopecia difusa’. Además también pueden dividirse por alopecias 
congénitas, la como se debe a algún trastorno presente desde el nacimiento y se adquiere 
cuando desarrolla la vida adulta. Otro factor de clasificación es por la causa, como las 
hereditarias, el origen de infecciosos, por enfermedades generales, las causas tráumales, 
por dermatosis o tumorales. 

Por otro lado existen varios índices que anuncian la caída del cabello, como la grasa en el 
cuero cabelludo, la caspa, los picores o hasta el debilitamiento del cabello. Estos 
inconvenientes pueden ser motivados por tener malos hábitos para el pelo como una mala 
alimentación, estrés, anemia, el exceso de tientes o lacas, etc. Es por esta razón que es 
importante saber de qué forma reconocerlos y saber que se puede hacer para mantener la 
salud del cabello. 

La alopecia en las mujeres 

La alopecia en las mujeres ha aumentado en los últimos diez años, de forma progresiva. 
Esto se debe a los diferentes factores internos como los desequilibrios hormonales, la 
menopausia o los embarazos; también a los factores externos como el estrés o bien una 
deficiente alimentación. 

Al contrario de los hombres, la pérdida de cabello en las mujeres es apreciada por una caída 
de densidad esencial en la parte superior de la cabeza, además de la parte frontal. Es por 
ello que se ve meridianamente en el cuero cabelludo pero sin llega a la calvicie completa.  

Para las mujeres esto es alarmante, especialmente por las consecuencias estéticas las 
cuales conlleva que tengan repercusiones psicológicas. Sin embargo, se debe de tratar con 
naturalidad pero procurando siempre y en toda circunstancia asistir a un especialista o bien 
dermatólogo. 

Etapas críticas 

Durante el embarazo y post parto 

Dentro de esta etapa se producen los desarreglos (embarazo) o bien reordenamientos 
(artículo parto) hormonales. Sin embargo la alopecia no acostumbra a ser permanente, mas 
mientras que se va normalizando puede perdurar al menos 6 meses o bien 1 año siendo así 
que es aconsejable llevar un tratamiento con algún especialista para evitar que se cierre la 

papila y para aumentar el fortalecimiento del cabello. Por otro lado si pasado los seis meses 
aún prosigue continuando la caída del cabello es importante que se consulte al especialista 
para hacer más fuerte el tratamiento pues puede tratarse del comienzo de un proceso 
crónico. 

En la menopausia 

En esta etapa los cambios hormonales son terminantes. A partir de los cuarenta o bien 50 
años más o menos la mujer comienza a tener una disminución de las hormonas femeninas, 
es decir los estrógenos, esto hace provocar que las hormonas masculinas que hasta el 
momento estaban inhibidas empiecen a actuar sobre el cabello lo como va a desgastarlo y 
generando la caída del mismo (tal como sucede en los hombres). 

Caída del Cabello tras el parto 

Cuando la mujer ha dado a luz, el proceso de caída se invierte, es decir que durante el 
embarazo hallaban brillo, iluminación y volumen por lo que ahora sucede lo contrario. La 
mayoría de madres mientan que no solo se pierde ese excelente estado que presentaban a 
lo largo de el embarazo, si no que mes tras mes del post­parto comienzan con la caída. 

No hay duda que esto es producido por el reordenamiento hormonal post­parto y también por 
algunos déficit que son característicos durante este periodo como el hierro, que su nivel bajo 
del mineral está socio con la mayor pérdida pilífero, siendo así que después de una 
temporada estos desajustes poco a poco irán normalizándose. 

Ante esta situación lo que se puede hacer para eludir la alopecia femenina es que se 
recurran a tratamientos específicos que reduzcan el nivel de caída de cabello y estimulen al 
crecimiento del cabello ayudando a incrementar su densidad. Es por ello que se debe de 
eludir usar las planchas y secadores de cabello, vigilando también la alimentación pues 
estas son las cosas que pueden favorecer o acentuar la caída del cabello.